Hacia la unidad popular castellana

SONY DSC

… un soplo de aire fresco

Algunos lo llamarán experimento, pero vienen de lejos y están allí para quedarse. En Catalunya, en las últimas elecciones y parafraseando a Vicenç Navarro apareció “una nueva izquierda como soplo de aire fresco con la esperanza de que se convierta en vendaval”. Hablamos de las CUP, las Candidatures d’Unitat Popular, que consiguieron nada menos que 126.219 votos en las pasadas elecciones al Parlamento catalán. Las CUP han conseguido aglutinar la indignación y han sabido sumar a sectores del 15-M con la izquierda independentista, la izquierda anticapitalista, movimientos sociales y a militantes de COS, COBAS, CGT… Lo primero que hay que decir es que este modelo no es nada nuevo y no surge de la nada.

Antecedentes

Las CUP tienen como precedente las primeras elecciones municipales en 1979 cuando distintas candidaturas críticas con la reforma de la transición decidieron organizar candidaturas en algunos ayuntamientos catalanes, que se coordinarían entre sí en la década de los 80.

En las elecciones municipales de 1987 y 1991 se presentaron en varias poblaciones catalanas como Salt, El Masnou, Valls, Banyoles, Manresa, Vilafranca del Penedès o Arbúcies (donde hasta 2003 ostentaron la alcaldía).

En las elecciones de 2003, las CUP presentaron 12 listas en solitario y otras 8 integradas en diversas plataformas. La formación obtuvo representación con un concejal en Vilafranca del Penedès, Valls y Viladamat; con 2 en Torá y Sallent y con 3 en Arbós. También obtuvo concejales con plataformas electorales en Sabadell, Salt, Masquefa, Palamós y Cerdanyola del Vallès.

En las elecciones de 2007, las CUP se presentaron en solitario o en coaliciones electorales y obtuvieron representación en: Arbúcies (2), Arenys de Munt (1), Berga (2), Capellades (2), Cardedeu (1), Manresa (1), Mataró (1), Molins de Rei (1), Montesquiu (1), Sallent (1), Sant Celoni (2), Valls (1), Vic (2), Viladamat (1), Vilafranca del Penedès (2), Vilanova i la Geltrú (1). También se presentó en Badalona, Girona, Granollers, Lleida, Pineda de Mar, San Cugat del Vallés, Tarrasa, Vilasar de Mar y en la localidad valenciana de Barxeta.

En enero de 2011, la Asamblea Nacional de la CUP celebrada en Vilanova i la Geltrú sirvió para aprobar un programa de mínimos con el que las CUP concurrieron a las siguientes elecciones municipales de 2011, donde en algunos casos contaron con el apoyo de Des de Baix. Estas elecciones supusieron un gran paso adelante en su consolidación, consiguiendo un centenar de concejales y cuatro alcaldías (Arenys de Munt, Navás, Viladamat y Celrá).

En las últimas elecciones al Parlamento Catalán, ha sido la primera vez que daban el salto a unas autonómicas, contando con el apoyo de En Lucha, Corriente Roja, Lucha Internacionalista y Revolta Global, más algunas de las Candidaturas Independientes del Vallès. También contó con el apoyo del futbolista Oleguer Presas, el actor Sergi López, el cantautor Cesk Freixas, el ex-cantante del grupo punk Inadaptats, Àlex Vendrell, del líder de Batasuna Arnaldo Otegi o del portavoz nacional del Sindicato Andaluz de Trabajadores, Diego Cañamero.

La unidad popular

El término “unidad popular” hace referencia a la alianza de izquierdas chilena encabezada por Salvador Allende que impulsó un movimiento de transformación socialista. En las CUP, entienden la “unidad popular” como una agrupación de movimientos populares y organizaciones políticas de distintos sectores de las clases populares anticapitalistas. La unidad popular combina la movilización y la desobediencia civil de los sectores populares, junto con la acción institucional yendo más allá de simples agrupaciones electorales, constituyendo la agrupación de las fuerzas transformadores de la sociedad bajo un programa de reivindicaciones concretas, sin olvidar los elementos políticos generales o estratégicos.
… en municipios de alrededor de 20.000 habitantes

Si observamos con detalle la evolución de las CUP desde su primera aparición en las elecciones municipales de 1979, podremos ver que en su mayoría, las poblaciones donde se presentaba candidatura, eran poblaciones de alrededor de 20.000 habitantes: Valls, Arbúcies, Banyoles, Salt, Masquefa… Si bien es cierto que ahora tienen representación en municipios de más de 100.000 habitantes como Mataró o Reus, la unidad popular se empezó a gestar en pueblos y ciudades más pequeñas. Queremos hacer hincapié en este punto, porqué es donde entendemos que se encuentra una de las claves de su éxito. Construir desde abajo, desde la base, y empezando por poblaciones pequeñas, consolidando de menor a mayor, hasta presentarse a las elecciones autonómicas, siendo prácticamente unos desconocidos (pero con un centenar de concejales y cuatro alcaldías).

Este es el proyecto que queremos para Castilla, ¿y por qué no?

El proyecto, por tanto, debemos construirlo desde la base, desde abajo, y se equivocará cualquier opción que quiera presentar candidaturas a las elecciones europeas o a las del gobierno del estado o a las autonómicas; la casa hemos de construirla por los cimientos, desde los pueblos y ciudades castellanas, inclusive los más pequeños, tejiendo una base de unidades populares que sean la suma (como ocurre en Catalunya) de la izquierda independentista castellana, de la izquierda anticapitalista, de sectores de la indignación que no se sienten representados por el resto de la clase política, de los movimientos sociales que luchan por reivindicaciones concretas en los más de diversos ámbitos locales y sectoriales, de militantes de sindicatos alternativos, de asambleas de trabajadores, etc.
En un momento en que se agudizan los efectos de la crisis del capitalismo y que nos afectan muy directamente (paro, recortes, desahucios…), y en un momento también en que no nos sentimos representados por la clase política actual, por sus renuncias tanto en el terreno social como territorial, son necesarias otras formas de hacer política, motivo por el cual nos dirigimos directamente a los distintos actores castellanos para que tomen nota de lo acontecido en las últimas décadas en Catalunya (u otros territorios) porque en los pueblos de Castilla, también lo QUEREMOS TODO.

Nota: Sobre las CUP y el 15-M, leer el artículo Las CUP explicadas a la izquierda española, de Raimundo Viejo, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Girona y miembro de la cooperativa Artefakte; y Jorge Moruno, sociólogo y autor del blog larevueltadelasneuronas.com:

http://blogs.publico.es/dominiopublico/6196/las-cup-explicadas-a-la-izquierda-espanola/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Iniciativas y propuestas a tener en cuenta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s